CUTonalá y la Universidad Libre de Berlín presentan en la ciudad de Guadalajara el primer auto autónomo, único en el mundo.

Con un costo de por lo menos 400 mil euros, el auto fue desarrollado en la Universidad Libre de Berlín con el apoyo del gobierno alemán, pero con la colaboración de los científicos mexicanos adscritos a la Universidad de Guadalajara.

Desde hace 16 años los académicos de la UdeG, ahora profesores de los posgrados  del Centro Universitario de Tonalá, colaboraron con el investigador de origen mexicano de la Universidad Libre de Berlín, Raúl Rojas, en el desarrollo de prototipos que dieron como resultado este automóvil único en su tipo.

El coche cuenta con 27 sensores de radar o de láser para medir distancia con otros coches, además de mapas en el volante y un sistema de localización satelital GPS con el que se puede desplazar por la ciudad sin que nadie lo conduzca, respetando siempre las reglas de tránsito y vialidad, explicó Rojas.

También cuenta con cámaras de video para detectar señales de tránsito, la distancia con los peatones, poder responder con antelación a las señales de alto, si hay embotellamientos o desviaciones.

El auto denominado MadeinGermany fue presentado el día de ayer en la Rambla Cataluña, por el Coordinador Ejecutivo de CUTonalá, doctor José Antonio Gómez Reyna y los investigadores Marco Antonio Pérez Cisneros, Daniel Zaldivar Navarro y Erik Valdemar Cuevas Jiménez, quienes han participado en el proyecto.

Las pruebas iniciales se realizaron en las antiguas instalaciones del histórico aeropuerto de Tempelhof en la capital alemana. Conforme se mejoraba el rendimiento y precisión de dicho prototipo, el gobierno alemán concedió la licencia al auto autónomo para que  pudiera transitar por las calles de dicha capital.

Además de contar con licencia de conducir en la ciudad de Berlín, el auto ya circuló por calles y avenidas de la ciudad de México con mucho éxito, a pesar del tráfico y los congestionamientos.

Rojas indicó que el proyecto AutoNOMOS (proyecto que ha soportado el desarrollo de estos prototipos) pretende consolidar la idea de que los automóviles del futuro funcionaran de manera automática, podrán recoger pasajeros y llevarlos a su destino como si fueran taxis capaces de dar servicio continuo, 24 horas y siete días de la semana, permitiendo una reducción dramática de la congestión en las calles, al compartir la unidad con otros pasajeros.

El investigador adscrito al CUTonalá, Marco Antonio Pérez Cisneros detalló que trabajan en un cuarto prototipo del automóvil que sea electrónico y que podría estar listo en tres o cuatro años, ya que una de las finalidades es que este vehículo sea sustentable, además de facilitar la movilidad inteligente en la ciudad y disminuir el tráfico.

Por su fácil manejo y accesibilidad, este coche está disponible para todo tipo de persona, incluso de la tercera edad o discapacitados; aunque su costo unitario por el momento es elevado y podría estar disponible para cualquier comprador en unos 30 o 40 años, dijo.

Sin embargo, este prototipo podría ser utilizado en breve en aeropuertos para el traslado de pasajeros en sala de espera, además podría servir como sistema de trasporte en carreteras en unos 10 o 15 años, no así para la ciudad, por las complicaciones que representa el tráfico y la difícil relación entre los robot, que respetan las reglas, y humanos, que las infringen, acotó.

“Dos conceptos modernos de la ingeniería se fusionan en el concepto de un vehículo autónomo: por un lado el diseño de automóviles con capacidades de guiado independiente y por el otro las técnicas de integración de información proveniente de distintos sensores y la visión computacional” concluyó Pérez Cisneros.

Al concluir la exhibición el científico mexicano dictó una conferencia magistral en el recinto universitario del Paraninfo Enrique Díaz de León en donde abordó a detalle todo el proceso de construcción del auto autónomo.

Texto y Fotografía: Elizabeth Villalpando Castro
10 de octubre de 2012